Una “estantería” etíope…

mahdarenc-(1)

Hace rato venía buscando alguna imagen que sirviera como registro fiel de la naturaleza de la encuadernación etíope. Su condición nomada, lo he citado en otras ocasiones, hizo que estos manuscritos nacieran con una bolsa que servía, a un tiempo, de contenedor-embalaje para su conservación.

En la foto se puede constatar la tercera función, el almacenaje, del conjunto y que nos detalla con precisión el maestro Jose Luis Checa Cremades:

El códice etíope se guardaba en un mahdar, donde entraba deslizándose: se sujetaba por la lengüeta que formaba el sexto costado del paralelepípedo del estuche y cuyo cabo se hacía entrar en el interior cuando el estuche estaba provisto de un difat.

El difat era una tapadera que servía para cerrar, recubriendo la entrada del mahdar, y estaba sujeto por dos o tres correas dobles de marroquín reunidas en un grueso nudo. A ambos lados del difat, una embocadura facilitaba la entrada de una correa de piel blanca que permitía mantener suspendido el códice en la biblioteca o transportarlo enlazando la correa al cuello. En realidad, pocos manuscritos presentaban este sofisticado dispositivo, que se reservó únicamente para libros de lujo, pero que era muy útil en Etiopía, donde los techos raras veces son impermeables a la lluvia, falta ventilación y limpieza en las casas y donde abundan las humaredas, el polvo y toda clase de gusanos.

Los Estilos de Encuadernación. José Luis Checa Cremades. Estilo Etíope (Siglos XIII-XIX). Pags. 123-124.

En este caso le tengo que dar las gracias al fotógrafo Galen R. Frysinger por enviarme esta imagen a una inmejorable resolución.

Dejar un comentario