Un proyecto posible. Un libro puede ser la expresión conjunta de un calígrafo y un encuadernador

plumeropost

* Este artículo fue publicado originalmente en la revista Codice No. 15 / 2004 de EARA

El libro es un objeto que despierta nuestros sentidos. Ya sea enorme y pesado como las antiguas Biblias medievales que se encadenaban a sus escritorios, o bien increíblemente pequeño y liviano, un libro propone una experiencia íntima con el lector que va más allá del acto mismo de leer. Puede ser áspero o suave, tener olor, e incluso un perfume. Podemos percibir el ruido de sus hojas al darlas vuelta. Al sostenerlo en nuestras manos valoramos su forma, volumen, color, textura, composición. El libro introduce al lector en un espacio y un tiempo propio, pulsado por la mano que da vuelta las hojas en una secuencia que deja algo atrás, se hace presente un instante y luego sigue su camino hacia las páginas no leídas del futuro.

Históricamente la confección de un libro demandaba la participación de varias disciplinas: calígrafos, iluminadores, artesanos del metal y del pergamino, encuadernadores. Los escribas tenían poco control sobre el texto que debían copiar: le asignaban un tamaño a las letras (cuerpo) y un estilo caligráfico. El objetivo principal era la óptima legibilidad del texto y, en segundo término, la belleza estética del mismo. A pesar de estos controles, los manuscritos tempranos revelaban la mano de sus hacedores.

En la actualidad, en apariencia, esta participación conjunta de las disciplinas que hacían del libro un objeto de arte se ha ido perdiendo. Por eso es fortalecedor que, aún en esta época de realidad virtual y producción instantánea de libros, aún existan personas dispuestas a comprometerse en la creación de objetos bellos y funcionales. Si los materiales que conforman un libro son desplegados con destreza e ingenio, si el texto y la forma se combinan de una manera exitosa, la lectura de un texto se transforma en una experiencia tan delicada de matices y de cambios como las palabras mismas.

La propuesta es volver a los orígenes en el sentido de recuperar el placer de la confección del libro y, por lo tanto, de sus posibilidades sensibles de manipulación y lectura. De la misma manera en que los encuadernadores se vinculan actualmente con los artesanos del papel para utilizar nuevos materiales de soporte o para incorporar diseños renovados a sus libros, podría existir un vínculo semejante con los calígrafos para llevar a cabo en forma conjunta la creación de estos objetos originales y únicos

El calígrafo
La formación del calígrafo actual incluye el aprendizaje de los estilos históricos y el dominio de las disciplinas gráficas. Su objetivo ya no es el de reproducir los estilos históricos de la misma manera que lo hacían los monjes medievales hace 500 años sino el de manipular las letras para lograr resultados más personales y expresivos. El calígrafo también es versado en las artes gráficas, sabe de color, composición, morfología y generalmente domina otra disciplina como las artes plásticas o el diseño. En el proceso para la creación de una pieza caligráfica entran en juego varios momentos que no necesariamente deben darse en el orden que describiremos a continuación pero que incluirán:

1. La elección de un texto.
Los calígrafos se inspiran en textos contemporáneos o históricos. Ellos pueden ser preservados totalmente, esto quiere decir perfectamente legibles, o corrompidos, aquellos en los que difícilmente se pueda leer el texto en la forma en que fueron escritos por su autor.
“Un texto caligráfico es visto antes que leído y sentido antes que interpretado racionalmente” Brody Neuenschwander.

2. La elección de un estilo caligráfico.
De acuerdo al contenido del texto o a la interpretación que el calígrafo hace de él, se elige el estilo histórico o moderno que mejor refuerce el sentido del mensaje.

3. La elección de las herramientas.
Si el estilo caligráfico es formal se utilizarán herramientas históricas o modernas formales y si es expresivo o experimental se utilizarán herramientas modernas o poco ortodoxas para alcanzar su objetivo.

4. Elección del soporte
Siguiendo el mismo criterio de transmitir un mensaje se elegirán los soportes, pudiendo ser obras bidimensionales (cuadros) o tridimensionales (libros u objetos)

En el caso de los cuadros el soporte puede ser el papel, la madera o la tela, en el de los objetos, el vidrio, el cuero, el metal, la cerámica, etc. Para los libros se hará una elección de los materiales estructurales y la encuadernación.

Todas las elecciones anteriormente mencionados tiene por objeto expresar más claramente un mensaje y todas ellas tomaránforma a través del color, la composición, la textura, la diagramación, el diseño, la forma, etc.

El libro
Están aquellos cuyas encuadernaciones formales recrean el codex tradicional interpretado a través de la utilización de materiales sofisticados y realizados con refinadas estructuras, en los que el texto normalmente esta realizado con caligrafías altamente legibles. También están los libros de artista, en los que se exploran formatos más personales que demandan un menor grado de destrezas y materiales tradicionales y que frecuentemente incorporan objetos y materiales novedosos. En ellos existe un mayor grado de libertad en la elección de la escritura y su grado de legibilidad. En ambos casos se presentan como libros objeto, emplean materiales de calidad, ingenio en la forma de plegarlos, novedosas formas para desplegar sus tapas o páginas, papeles especiales o hechos a mano y la yuxtaposición de caligrafías, textos, ilustraciones y fotografías.

Existe una variedad ilimitada de formatos y materiales que fueron utilizados a lo largo de la historia por las diferentes culturas: rollos, tablillas, acordeones, etc. El artista moderno se vale de estas fuentes para inspirarse y adapta la tradición manuscrita a sus propios fines.

El libro objeto es posible debido a la amplia visión de un artista -o un grupo de artistas y artesanos-, a su comprensión de la interrelación entre lo visual, lo intelectual y la experiencia sensorial y, finalmente, a su habilidad para manipular los materiales y las disciplinas que le permitirán elevarlo a la categoría de objeto de arte.

Aquellos que practican el arte del libro hecho a mano poseen los medios de agregar pasión e imaginación a la experiencia de leer. En todos estos aspectos, los calígrafos y los encuadernadores podemos estar involucrados. Un libro puede ser la expresión conjunta de estas dos disciplinas. El libro objeto es un proyecto posible entre nosotros, una idea conjunta del encuadernador y del calígrafo transformada en obra de arte.

Biblia de St. John.
La St. John’s Bible, es un ejemplo de trabajo multidisciplinario.
Se inicio como idea en 1998 y aún sigue en ejecución. Con un presupuesto inicial de un millón de libras, financiado por donaciones privadas y por la Universidad y biblioteca de St. John en Minnesota, el proyecto consiste en realizar una Biblia de ocho volúmenes de manera totalmente artesanal. En su producción se encuentran involucrados escribas, iluminadores, artesanos del pergamino, diseñadores gráficos, iconógrafos, coordinadores y artistas europeos, de Israel, la India y Estados Unidos.Una vez concluidos los libros serán expuestos en un edificio especial frente a la Abadía de St. John junto con todos los bocetos y anteproyectos.

Más información en www.saintjohnsbible.org

Bibliografía
• The Scribe.
Journal of the Society of Scribes and Illuminators. The Saint John’ s Bible Edition.
NO. 75, Summer 2002.
• Writing beyond words.
the Guilford Handcraft Center Inc.
• La escritura. Karen Brookfield y Laurence Pordes
Biblioteca Visual Altea
The Art of the Book.
The Canadian Bookbinders and Book Artist Guild.
• Museum. Kingspor-Museum Offenbach.
Westermann-Bild/H. Buresch
• Cover to Cover.
Creative techniques for making beautiful Books, Journals & Albums.
• Letter Arts Review Magazine.
1998. Volume Fourteen. Number three, Tenth & Eleventh Annual.

  • responder Dina Adámoli ,

    Cuando los que colaboramos en la edición del boletín Codice de EARA (Encuadernadores Artesanales de la República Argentina) solicitamos este artículo a Marina Soria, sabíamos que redactaría algo de primer nivel, y así fue. Ahora este tema tiene posibilidades más amplias de difundirse gracias al sitio de Rodrigo Ortega, gracias a ambos!!

    Dejar un comentario