Un incunable al que le salen “Alas”

FA1219_0003

El Periódico MILENIO en su sección Cultura informó:

Luego de la desaparición del incunable “La Ciudad de Dios” escrito por San Agustín -que formara parte de la exposición España Medieval- autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia se deslindaron del robo A decir de Miguel Angel Fernández, quien fungió como coordinador general de la muestra, México entregó en buenas condiciones todas las piezas de la exposición.

“Tenemos los respaldos y los recibos. Se entregó en buen orden, con todo el protocolo necesario. Nosotros no tenemos problema alguno al respecto: hemos respetado todo, incluso los trámites con las aseguradoras y con las compañías que la parte española seleccionó y programó para el traslado de las obras”.

De acuerdo con información publicada por el diario español ABC, la caja que contenía la pieza apareció abierta en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid, España, el pasado 11 de marzo.

Si bien se especifica que no se trataba de la obra más valiosa que viajaba en ese embalaje, la edición está asegurada en alrededor de 20 mil euros

Ante la desaparición, Carmen Cerdeira, presidenta de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX) presentó la denuncia en la Guardia Civil del Aeropuerto de Barajas.

Expertos consultados por el diario español hablaron de la poca fiabilidad del aeropuerto mexicano, debido a que los responsables no pueden acompañar las obras al área de carga.

Sin embargo, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México aún no se recibe comunicación alguna acerca de este robo, y su vocero califica como irresponsable cualquier insinuación sobre la posibilidad de que el libro desapareciera dentro de sus instalaciones, sobre todo porque la responsabilidad del traslado de las piezas de una muestra de tales características corresponde a la empresa encargada de llevarlas a España.

Libro significativo del medioevo

La Ciudad de Dios está considerado uno de los documentos más importantes para el pensamiento cristiano. Escrito por San Agustín a fines del siglo IV, el manuscrito ha sido copiado a lo largo de la historia, proceso del que forma parte el incunable desaparecido, impreso en 1486 y propiedad de la Universidad Complutense.
“El único original sería el manuscrito inicial, explica Miguel Angel Fernández, “y esta es una de las tantas copias, pero no es un facsimilar; en ese sentido sí es un original. El curador de la exposición Miguel Angel Castillo, la escogió porque pensó que venía al caso con el tema de la sección. San Agustín es un padre de la iglesia y sus escritos fueron fundamentales para el cristianismo. Su escrito resultó uno de los textos fundamentales para el catolicismo medieval.

La obra contribuye a explicar un periodo crucial para el catolicismo, aunque Fernández especifica que de la obra de San Agustín se han hecho diversas impresiones: no es el manuscrito original, pero sí un incunable.

Perdón por mi insistencia pero:
Como lo quieran ver en la experiencia de un servidor (4 años responsable de tránsito de obra en el Instituto Veracruzano de Cultura donde manejé el traslado de óleos de Diego Rivera con y sin escoltas) solo hay dos posibles ganadores en este asunto:

1.- Todos los que sabían que el libro partía (en México)
2.- Todos los que sabían que el libro llegaba (en España)

Todo se reduce a este universo que comprende, por supuesto, el circulo de coleccionistas que quisieran obtenerlo. Un buen amigo español que vende muy buenas antigüedades en el mercado de la Lagunilla pudo formar, en cosa de treinta segundos, una lista con unos cuantos nombres con suficiente poder para llevar a cabo este expolio.

Pero como nuestro blog no pretende urgar en las estanterías donde esta obra ha encontrado acomodo, los remito a un link muy interesante sobre la Patología del Coleccionista escrita por Walter Benjamin, autor de un magnifico ensayo titulado “La obra de Arte en la era de su reproductibilidad técnica”

Dejar un comentario