Ser broche, amuleto o ambas cosas

Estas dos imagenes pertenecen al registro de un levantamiento arqueológico en Egipto, ambas documentan el proceso de rescate de al menos tres códices encuadernados entre los siglos V y VII quisiera hablarles mas de este hallazgo pero no tengo información de ellos al ser reciente su descubrimiento. Solo les pido que pongan atención a las correas que envuelven a los libros. Este post está dedicado solamente a observar un objeto que ha perdurado de una tradición antigua y trascendido por diversas razones hasta nuestros días.

En este caso hablaré de las clavijas de hueso que se utlizaron profusamente en una variante copta de la que cual hasta el momento es el Codice Glazier y varios otros códices los mejores representantes.

Códice Glazier

Sabemos por el investigador J. A. Szirmai que el Códice Glazier utilizaba como sistema de cerramiento largas tiras de cuero que tenían en su extremo libre clavijas de hueso, dichas clavijas mantenían cerrado firmemente el volúmen y estaban habitualmente talladas como en el esquema, su colocación podía ser variable en cualquiera de los tres cantos del libro (cabeza, pie y frente).

La imagen de arriba pertenece al libro Binding Structures in the Middle Ages de Berthe Van Regemorter  y representa al Codice A en ella pueden ver la cantidad de orificios por los que pasaron las correas que envolvieron este manuscrito.

Clavijas de hueso del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

 

Clavija de hueso de entre los siglos V y VII. Met Museum
Clavija de hueso de entre los siglos V y VII. Met Museum
Clavija de hueso de entre los siglos V y VII. Met Museum
Clavija de hueso de entre los siglos V y VII (Reverso). Met Museum
Clavijas de hueso de entre los siglos V y VII. Met Museum
Clavija de hueso de entre los siglos V y VII.

Ahora bien en la encuadernación etíope, hija mas o menos reconocida de la encuadernación copta o si se quiere, depositaria de gran parte de los gestos y modos de la encuadernación copta, quedó un remanente del estilo del códice Glazier, solo unos cuantos libros como el Códice Weiner 114 hecho a inicios del siglo XX se encuadernaron con tapas de madera y un lomo de pergamino o cuero pero en el se perdieron las correas y las clavijas de hueso.

Pero mi sorpresa fue encontrar que hoy en día un objeto muy parecido se sigue utilizando como amuleto por los chamanes etíopes y esta es, obviamente con una ingente variedad, su forma promedio.

Amuleto etíope

Este fenómeno lo sabría definir mucho mejor un etnólogo, pienso en Tania Melgarejo a quién desde este post quiero invitar a que nos platique sobre este particular objeto de interés. Yo solo los dejo con las imagenes y con una inmejorable duda sembrada en cuanto a la permanencia en el tiempo de un objeto, sus posibles usos y la resistencia de un estilo decorativo. Hasta pronto.

Dejar un comentario