Rose Adler (1892-1969)

adlerpost-(1)

Rose Adler nace el 23 de septiembre de 1892. En 1917, ingresa en la Escuela de la Unión Central de Artes Decorativas, UCAD, dirigida entonces por Andrée Langrand,  donde permanecerá hasta 1925, guiada por la necesidad de conocer perfectamente el oficio de dorador, asiste de forma simultánea a clases particulares con un técnico extraordinario de apellido Noulhac.

Sus primeras encuadernaciones fueron expuestas en la muestra que la UCAD organizaba anualmente con trabajos de alumnos avanzados, realizadas en parte bajo la dirección de su maestro, ya era manifiesto en Rose Adler un sentido muy libre del uso del color y los materiales. Sus primeros trabajos fueron adquiridos por el bibliófilo Paul Hébert. Posteriormente en 1923 en una nueva exposición de la escuela organizada en el Pavillón Marsan conoce a Jacques Doucet, célebre modisto que impulsó la carrera de Pierre-Emile Legrain. Jacques Doucet compra tres de sus encuadernaciones trabando una relación que duraría hasta la muerte de este personaje en 1929.

Conoce en esta época a Pierre-Emile Legrain, gran renovador de la encuadernación moderna, quién trabajaba para Doucet las encuadernaciones de poetas contemporáneos, esta relación transformó el estilo de Rose Adler, derivando en el uso de la geometría y el empleo no figurativo de las formas y el uso de materiales poco ortodoxos.

En palabras de Rose Adler “el encuadernador moderno es verdaderamente moderno porque está al servicio del texto. Quiere entenderlo y hacerlo entender. Se adapta a él, le exalta. Por tanto, se niega a la mera descripción porque toda descripción sería una ilustración”

Desde 1929, Rose Adler forma parte de la Union de Artistes Modernes (UAM) fundada por el arquitecto Robert Mallet-Stevens, y que agrupaba por igual a arquitectos, decoradores, escultores, joyeros, vitralistas y encuadernadores.

Participa en la Exposición Internacional del Libro, en el Petit Palais en 1931; en el grupo Chareau Cournault Gamler en 1934 y en la Exposición Internacional de 1937, luego  en las exposiciones de San Francisco en 1939 y de Nueva York en 1949.

En plena posguerra Rose Adler conoce al poeta René Char y al editor Pierre André Benoit (PAB) cuya influencia serviría de crisol para que Adler definiera un nuevo rumbo en su estilo, cambiando gradualmente la rigidez de la geometría de Legrain por formas mas delicadas.

Miembro fundador de la Société de la Reliure Originale (Sociedad de la Encuadernación Original) participa en sus exposiciones en la Biblioteca Nacional en 1947 y en 1953 y en Lyon en 1949.  Su trabajo fue adquirido por la Biblioteca Nacional de Francia en 1932 y por la Ville de Paris en 1934, tiene obras en las colecciones de importantes bibliófilos franceses, ingleses y norteamericanos, en la Biblioteca de Nueva York, en el Museo de Arte Moderno de París y en el Victoria and Albert Museum de Londres.

Rose Adler fue una excelente encuadernadora, y aunque al final de su carrera abandonó las labores del taller, siguió diseñando todas las maquetas para sus encuadernaciones. Por gusto y por amistad, Rose Adler vivió en un medio literario de vanguardia, pero, a pesar de las influencias, recibidas con fervor, ella pudo preservar su estilo y personalidad.

Si su fantasía inagotable le sugería el empleo de materiales los más variados, incluido el ante, pergamino, corcho, pieles de reptiles, madera, marfil, etc. su creatividad estuvo dominada, en defintiva, por sus dotes coloristas. Rose Adler comprendió el poder expresivo de los colores, y creo con ellos una perfecta armonia, mezcla de gusto y audacia.

Implicada desde el principio en la renovación de la encuadernación, Rose Adler, fiel a sus principios mantuvo su exploración formal en el mismo sentido, ahí la notable unidad de una obra que la coloca entre los maestros de la encuadernación contemporánea.

Dejar un comentario