Obituario. Stanley Bray

braypost-(1)

Aún cuando esta historia en torno al célebre Rubaiyat de Omar Khayyam encuadernado por Sangorski & Sutcliffe no esté exenta de imprecisiones y una que otra omisión me di a la tarea de traducir del inglés un pequeño obituario publicado en el periódico londinense The Independent el 5 de enero de 1996, un año después de la muerte del encuadernador Stanley Bray.

Si bien hay que reconocer el genio de Sangorski en el diseño de esta obra, a Stanley Bray se le debe la tenacidad para materializar, tras dos fatales pérdidas, esta encuadernación. Su autor Nicholas Barker, quién de primera mano conoció a Bray, cuenta su historia y nos muestra la férrea voluntad de un encuadernador que no se conformó con la pérdida de aquel primer “Gran Omar”.

Pienso de manera muy personal que este hecho simboliza la muerte formal de los grandes talleres de encuadernación, como bien lo sentenció Emili Brugalla, y que en la recuperación de esta obra se encuentra su corolario mas preciado.

Por Nicholas Barker

Por mas de sesenta años Stanley Bray trabajó para la firma Sangorski & Sutcliffe, en esa época el taller mas afamado en Londres.

En 1896 dos aprendices de encuadernador, Francis Sangorski y George Sutcliffe, se conocieron en la clases que impartiera Douglas Cockerell en la Escuela Central de Artes y Oficios. Cockerell en ese entonces trabajaba en la Doves Bindery para T. J. Cobden-Sanderson, cuyos diseños revolucionarios inspiraron a los dos jovenes. En 1898 se unieron a Cockerell cuando fundó su taller de encuadernación, y tres años mas tarde ellos mismos fundaron su propio taller. Desde el comienzo el trabajo de Sangorski & Sutcliffe representó la originalidad en el diseño. Se hicieron famosos por sus elaboradas encuadernaciones con incrustaciones de oro y piedras preciosas. Albert Sangorsky, hermano de Francis fue un competente pintor y calígrafo. De este modo la firma era capaz de ejecutar tanto el interior como el exterior de sus libros.

El mas famoso de estos libros fue la copia de el Rubaiyat de Omar Khayym diseñado por Sangorski y ejecutado por George Lovett, que tomó al taller dos años en completarse.  Con tres pavo reales en el centro rodeados por racimos de uvas, una serpiente en un manzano, rosas y amapolas, y el conjunto trabajado en cuero y joyas, entre las que destacaban incrustaciones de plata, perla, ébano, marfil asi como piedras preciosas engastadas en oro como amatistas, rubíes, olivinas, granates, turquesas, topacios y una esmeralda fué la pieza maestra de su tipo. Se perdió en 1912 cuando el Titanic iba en camino a los Estados Unidos. Sangorsky muere tiempo despúes ahogado y Lovett cae enfermo de tuberculosis para morir al poco tiempo.

Arthur Stanley Mardell Bray nació el 25 de novimbre de 1907 en Londres, y era un niño en aquel año de la catástrofe. Su tío George Sutcliffe se convirtió en el único propietario de la empresa, uniéndose a ella tan pronto había terminado la escuela en 1924. Aprendió rapidamente su oficio y se convirtió entonces en la mano derecha de su tío. Nada para él, era imposible; y nada era un gran problema.

El período de entreguerras fue un gran momento para la firma. Fue el auge de Ashendene y de Golden Cockerel Press, de cuyas prensas encuadernaron muchas copias. Trabajaron intensamente para J. & E. Bumpus, una librería en Oxford Street. Su gerente J.G. Wilson, fue el librero mas influyente en Londres; el pensaba que sus clientes merecían y apreciaban un libro bien impreso y bien encuadernado. Mas de un libro con la firma de Bumpus fue encuadernado por Sangorski & Sutcliffe.  Una pared entera de estos libros se puede ver ahora en la biblioteca de Mount Stewart en el condado de Down, originalmente encargado por Lord Londonderry para Wynyard Park.

En el año que terminó la Segunda Guerra Mundial se subía al taller por una empinadas escaleras de la calle Polonia en Londres. El trabajo normal de la firma disminuía y se había reducido a la fabricación de pertrechos de cuero para municiones; la vida normal apenas comenzaba. Geroge Sutcliffe había muerto en 1943, poco despúes de la compra de otro taller en Wood Street cuyo jefe, Kenneth Hobson, se había sumado a la empresa. Fue el mismo Stanley Bray quién me dió la bienvenida, y todavía recuerdo su figura, un libro en la mano y un largo pliego en la otra, absorto en el trabajo y en un profundo y silencioso placer. Aunque era un dueño responsable el prefería encuadernar, dejando los detalles de la administración a Hobson. Los dos trabajaron juntos en perfecta amistad.

La empresa sigue trabajando con artesanos capaces que encuadernan las ediciones limitadas del editor Rupert Hart-Davis. Hacen ediciones limitadas para el libro Eric Linklater’s A Sociable Plover and Sealskin Trousers, con adorables grabados en madera de Joan Hassall. Quizás la edición mas bella de esta fue Andrew Young’s Collected Poems (1960), también acompañada de grabados de Joan Hassall. Problemas de distribución y venta hicieron que la compañía comenzara a menguar. Hobson, un poco mayor que Bray no estaba en buenas condiciones de salud, y a pesar de esto, trabajó constantemente hasta los años setenta.

Bray continuó trabajando hasta 1978 cuando la firma comprada por Asprey, quién hasta entonces fuera su mejor cliente. El arrendamiento del local en el barrio de Soho iba en aumento. Los talleres de encuadernación al estilo antiguo ya no podían sobrevivir, entonces Sangorski & Sutcliffe su unió a una firma mas antigua, Zaehnsdorf’s para mudarse a
Bermondsey.

Para Stanley Bray esto fue la señal para su retiro, y sin embargo nunca dejó de trabajar. En 1932 había descubierto los diseños originales para el Rubaiyat perdido en 1912 y por siete años trabajó recreando un segundo “Omar”. Pero en 1940, por una extraña fatalidad, el almacén en el que fue resguardado fue bombardeado e incendiado. Todo lo que quedó de él fueron las joyas. Ahora, cuarenta y cinco años después, Bray vuelve a trabajar para crear un tercer “Omar” asistido por su esposa Irene Newstead quién trabajo con el durante dieciseis años. El terminó en la primavera de 1989 y lo presentó en una ceremonia digna a la Biblioteca Británica donde (tenemos la esperanza) estará bien preservado. Stanley Bray muere el 24 de diciembre de 1995 y este es un monumento a una larga vida de trabajo.

Link:

Ficha técnica e imágenes del ultimo ejemplar del Rubaiyat encuadernado por Stanley Bray

Breve historia de la firma Sangorski & Sutcliffe

Dejar un comentario