Mollah. Encuadernador y maestro de escuela

mollahrelieur

Mollah, encuadernador y maestro de escuela. 

Tashqurghan, Afganistán.
28 de Mayo de 1968

Frente a la mezquita de los afganos hay un anciano que se dedica a tres o cuatro profesiones. Es director de una pequeña “escuela” donde enseña a los niños el alfabeto y los rudimentos del Corán. Es también encuadernador y las bandas de papel reciclado que corta con sus tijeras las utiliza para reforzar la parte trasera de un viejo libro. El objeto de su tercer oficio se encuentra a sus pies: una tetera rota que busca su talento como reparador de porcelana. Por último, es escribano público, oficio indispensable en una ciudad donde más del setenta por ciento de sus habitantes son analfabetos.

Sus diversos oficios tienen en común la tranquilidad, limpieza, la modestia de sus implementos y la relativa inmovilidad que lo mantiene sentado.

El Mullah -denominación que recibe una persona versada en el Corán- está sentado sobre su chapan, en un banco frente a la entrada de la mezquita, donde la luz es propicia. Algunos libros sobre sus rodillas, otros sobre un atril rudimentario. Los estudiantes, quince en total, están en cuclillas en el umbral y apenas son visibles en las esteras del interior de la mezquita.

Un estudiante de más edad, el khalifa, ataviado con un turbante hace de supervisor, escucha la entonación de los versos que repiten los niños después de él, e interrumpe de cuando en cuando para corregirlos. Para algunos chicos la enseñanza del Mullah es la única que tendrán la oportunidad de recibir, y para otros,  es un pequeño avance en el currículo escolar oficial. Los padres confían sus hijos al Mullah durante el período de vacaciones, a fin de que no vaguen en las calles. Las dos escuelas no compiten entre sí, sino que se complementan.

Había ocho reparadores de porcelana en Tashqurghan en 1968, parece que la profesión está disminuyendo, dada la invasión japonesa de porcelana barata. En Tashqurghan, sin embargo, los pobres reparan o mandan reparar todo lo que pueden: es necesario que duren los utensilios y las maltrechas sandalias. El reparador de porcelana utiliza un mortero a base de cal y clara de huevo, y consolida su trabajo con una técnica minuciosa. Repara las bocas de algunas teteras con láminas de metal usadas.

En cuanto a su talento como escribano público, no podría juzgar; aquellos a quienes me dirigí se negaron a escribir, de mi parte, una carta para mi novia que está en el extranjero.

Pierre Centlivres, Micheline Centlivres-Demont
Retratos de Afganistán
Numero 3, Abril 2003

 

Glosario:

Chapan: Prenda de vestir masculina de mangas largas también conocida como caftan

Dejar un comentario