Martillo de encuadernador… o encuentre las tres diferencias

hammerpost-(1)

Quise relatar este post muy al estilo de la sección de tiras cómicas de algunos diarios, solo que en este caso las diferencias entre un martillo para acabados de lámina (izq.) y un martillo para encuadernador (der.) sean apenas notorias.

Pues la gran diferencia es el precio, que por cierto, es lo unico que no destaca en las imagenes, 8 dolares el primero y se consigue en herramientas Knova y 44.75 el segundo que se vende en Talas ¿Parece una broma? ¿Quizás el de la derecha sea la copia exacta del martillo de algún grande de la encuadernación inglesa?

Siendo congruente compré el de la izquierda y bastó una lima bastarda para modelar la cuña a la manera de su primo inglés. Del martillo francés ni hablar porque es el mismo caso, muy hecho y elegante pero inmoralmente caro.

Y aunque no sea nadie para enlistar las cualidades de un buen martillo detallo a continuación:

  • Debe tener una cara plana y bien pulida.
  • Poseer una cuña plana que ayude a recostar los cuadernillos al momento de sacar un cajo.
  • Para mayor comodidad sus extremos no deben estar demasiado inclinados con respecto al mango.

Link: 

Knova. Herramientas

  • responder Diana ,

    ¿O sea que nunca triunfaré con mi martillo de tapicero?

    • responder Rodrigo Ortega ,

      Diana que buena pregunta yo ubico un solo martillo de tapicero, aquel que tiene una cara puntiaguda y una pequeña pata de cabra al otro extremo, si es el caso no me parece adecuado tu martillo. Si por el contrario se parece al martillo del zapatero no hay ningun problema pues son bastante utiles aunque algo incomodos por la inclinación de sus extremos. Saludos

      • responder Aristarco Palacios ,

        ¡Qué bárbaro! ¿Limaste la cosa esa como cuña hasta que quedó como la del martillo Talas obscenamente caro? ¡¡Debes tener unos bíceps como de guacheneguer!!
        Yo ví el martillo de 8 dólares en Home Depot acá en Xalapa, en unos 100 pesillos. Ahora que veo tu post, lo compraré. Nomás que rebajarle la cuña con una lima… no sé. Empezaré ahora y espero terminar antes de enero de 2025.
        ¡Saludos!

        • responder Rodrigo Ortega ,

          No Aristarco para mi mala suerte no tengo los biceps del “Gobernator” pero sin duda tengo la misma persistencia cuando se trata de hacer algo como lo de ese martillo. En realidad no dejé plana la cuña sino que formé una curva suave que no me deteriorara los cuadernillos.
          Vale la pena adecuar este martillo porque funciona de lujo. A propósito de que escribes de Xalapa, yo estudié ahi Artes Plásticas que tiempos aquellos… de verdad extraño mi segunda tierra. Pero siempre que he querido ir no se organizan los talleres, la gente está un poco mal acostumbrada a pagar poquisimo por la enseñanza.
          Te mando un cordial saludo y buena vibra.

          • responder Aristarco Palacios ,

            Seguiré tu consejo con el martillo.
            En efecto, la gente está acostumbrada a pagar poquísimo por la enseñanza. Pero no sólo eso. He tenido que bajar a precios irrisorios mis encuadernados porque siempre me topo con un “¿Pero por qué tan caro?” y dicen que 1% de algo es mejor que 100% de nada.
            Como te comenté en algún otro post, acá en Xalapa es imposible encontrar materiales de encuadernación. Quizá me puedas dar direcciones de allá donde resides, pues veo que te resulta fácil encontrarlos.
            Ah, y gracias por lo de Kapitálek, ya pude descargarlo. ¡Es excelente!
            Saludos.

            Dejar un comentario