La Litografía en México en el siglo XIX. Manuel Toussaint

lec56

Hace un año me encontré con este libro de Manuel Toussaint en el que narra la introducción y desarrollo de la litografía en México, fue editado en 1934 por la Biblioteca Nacional de México como parte de una serie de ediciones facsimilares que celebraban el cincuenta aniversario de la fundación de la biblioteca.

La litografía, inventada en 1771 por el alemán J. A. Senefelder, tuvo en México un gran auge, y sobre la piedra como podrán observar, se registró con agudeza buena parte del imaginario mexicano del siglo XIX.

Dada la imposibilidad de escanear el libro, ya que su encuadernación me lo impedía, capturé el texto y le di un nuevo formato, respeté tanto como me fue posible las viñetas originales, y en cuanto a las imagenes, no son perfectas pero si útiles mientras se espera un reedición que le haga justicia.

  • responder Rodrigo Ortega ,

    Esta lectura me hizo reflexionar que los procesos del arte gráfico han nacido siempre bajo el signo de la reproductibilidad, la inmediatez y la objetividad. Se descubre la litografía pero la mano en este momento está condenada a desaparecer como medio de reproducción de la realidad cuyo fin es levantar la hipotéca de la subjetividad (por cuanto la representación objetiva de la realidad) papel que asume la fotografía y como postrer consecuencia de esta evolución: los procesos fotomecánicos
    Hago énfasis en esta encrucijada porque la litografía en México se desarrolla en 1826 con Claudio Linati, 55 años después de inventado el proceso; la fotografía fue presentada en Francia en junio de 1839 y el 3 de diciembre del mismo año desembarca en Veracruz. ¿Fue un obstaculo la fotografía para una mayor difusión del proceso litografico?
    La litografía comienza a descollar y la fotografía, representada por el daguerrotipo (que al principio buscaba ser un método de reproducción de litografías) no pasa de ser un objeto único cuya “curiosidad” estribaba en la fiel representación del sujeto.
    Otras innovaciones habrían de cumplir muy diversos propósitos. De forma singular, esta evolución tecnólógica no impidió, insistó, el desarrollo del imaginario colectivo en México que busca, sobre cualquier medio y soporte, registrar las convulsiones sociales que en un largo período habrán de darse en este país. De ello da cuenta este libro

    • responder José Manuel ,

      Rodrigo: Muchas gracias por tus investigaciones siempre tan interesantes con las que enriqueces nuestro conocimiento. Un saludo.

      • responder Sandra Sandoval ,

        Hola Rodrigo :)
        Muchisimas gracias por compartir este libro, vi tu comentario en mi blog y afrotunadamente me llegó a mi correo la respuesta de Marina, y el archivo adjunto venía en ese mail :) Yo lo descargo y lo checo con calmita. Te mando un abrazote.
        Sandra

        • responder Lázaro ,

          Muchas gracias, esta información que nos brindas me cayó de 10. Un saludo ;).

          • responder Javier ,

            Muchas gracias, qué chamba!!!

            • responder Luis de Rivas ,

              Gracias desde Cádiz (España). Si deseáis saber algo sobre el Museo-Taller Litográfico, del cual soy técnico, me lo hacéis saber. Pronto sacaré un manual de litografía. Os tendré en cuenta.
              Saludos.

              Dejar un comentario