anapost-(1)

Dicen que el bien se hace y sin mas se calla, pero a mi amiga Ana González-Irún le debo tanto que no tendría un buen parámetro para calcular mi deuda, mas allá de las simples cosas o del conocimiento útil que ha sembrado en mi, me da orgullo tener una amiga que, no obstante las adversidades, ha estado conmigo incondicionalmente.

En consecuencia le dedico este post a Ana y le mando un fuerte abrazo, lo mismo para los demás amigos mios… ellos saben quienes son.

Dejar un comentario