El prototipo de un Mahdar

mihdarpost-(5)

Hace ya un tiempo tenía el pendiente de crear un mahdar, un estuche que de acuerdo com el maestro José L. Checa Cremades en su libro Los Estilos de Encuadernación se reservaba unicamente a  los manuscritos etíopes de lujo.

mihdarpost-(1)

Ahora bien, hasta donde tengo conocimiento existen tres formas de construir el madhar, dos de ellas están ilustradas en el post Transportando y protegiendo libros y la tercera que es la que me ocupa, la ilustra la primera imagen de la que por desgracia no obtuve su fuente.

Los invito a que vean su funcionamiento y los dejo con una descripción de este estuche del libro Los Estilos de Encuadernación.

mihdarpost-(2)

Tratándose de un prototipo del cual no he tenido ninguna experiencia previa armo un modelo de cartulina. Escogí para este mahdar una cartulina Fabria por su resistencia. Y en su momento serán sustituidos por pergamino (cartulina blanca) y Piel (cartulina café).

mihdarpost-(3)
Aquí vemos el mahdar y el difat (estuche y tapa) con la encuadernación que protegen.
mihdarpost-(4)

Este modelo en cartulina es muy sencillo de hacer, lo que es el modelo real será todo lo contrario porque el estuche en pergamino se cose con tiras de cuero. Los dejo ahora con la descripción y un poco del contexto de esta curiosidad libresca.

El códice etíope se guardaba en un mahdar, donde entraba deslizándose: se sujetaba por la lengüeta que formaba el sexto costado del paralelepípedo del estuche y cuyo cabo se hacía entrar en el interior cuando el estuche estaba provisto de un difat.

El difat era una tapadera que servía para cerrar, recubriendo la entrada del mahdar, y estaba sujeto por dos o tres correas dobles de marroquín reunidas en un grueso nudo. A ambos lados del difat, una embocadura facilitaba la entrada de una correa de piel blanca que permitía mantener suspendido el códice en la biblioteca o transportarlo enlazando la correa al cuello. En realidad, pocos manuscritos presentaban este sofisticado dispositivo, que se reservó únicamente para libros de lujo, pero que era muy útil en Etiopía, donde los techos raras veces son impermeables a la lluvia, falta ventilación y limpieza en las casa y donde abundan las humaredas, el polvo y toda clase de gusanos.

Los Estilos de Encuadernación. José Luis Checa Cremades. Estilo Etíope (Siglos XIII-XIX). Pags. 123-124

Dejar un comentario