Fabricación de una cuna para perforar cuadernillos. Alberto Chiaramonte

cunapost-(1)

La cuna para la perforación de cuadernillos es una herramienta muy útil y fácil de realizar. Se puede hacer con el cartón que seguramente tenemos tirado por el taller y será más práctica que las cunas que se venden en el mercado por varias razones: es más liviana, más grande y podemos hacer el número y la ubicación de perforaciones que se nos ocurra.

Para usarla con todos los cuadernillos con los que tenemos que trabajar se confecciona una plantilla en papel y se hace coincidir la cabeza de los cuadernillos y la de dicha plantilla con el tope de la cuna. De esta manera obtendremos una medición perfecta que dará como resultado cuadernillos correctamente agujereados.

Prefiero la cuna porque en algunos casos serruchar el lomo me resulta demasiado invasivo. Les paso la forma de hacerla:

Dulce María Luna. Encuadernadora de Sueños

postdulce-(1)
En el camino de la vida no temas ir despacio… solo teme no avanzar. Karl Richter. Organista y director de orquesta alemán

Lo que hoy llamamos arte, por lo regular, comenzó siendo un oficio. Músico, pintor, escultor y poeta tuvieron cada quién que aprender los rudimentos de su tirocinio artesanal, sujetarse a las convenciones impuestas por la sociedad, luego a la larga e inflexible instrucción de su maestros, y una vez obtenida la ansiada matrícula, continuar con la tradición heredada de mucho tiempo atrás.

De cuando en cuando en la melancólica soledad del taller -sin aprendices de por medio- el maestro artesano perfeccionaba su destreza, de los diminutos a los grandes “misterios” de su oficio, el artesanado fue agregando lentamente un conocimiento tan vasto que, una persona sensible, no puede menos que encogerse humildemente de hombros ante la prolijidad de este universo. ¿Ha existido un músico que capaz de heredar e interpretar toda tradición y estilo musical? Sin duda la respuesta es no, y si fuera capaz de hacerlo tal vez tuviera vacíos importantes en su calidad interpretativa.

El libro, ese objeto al que los encuadernadores le consagramos nuestro trabajo diario, puede parecernos muchas veces, sin querer, como una pieza musical ejecutada con desgano; el encuadernador tiene la difícil tarea de enfrentarse diariamente a un mismo objeto “una suma de cuadernillos -cosidos, pegados o amarrados- protegidos por una cartera susceptible de ser decorada a voluntad” que no un mismo libro, insisto, y que hace de alimento diario a la pasión por nuestro oficio; tal y como el músico se enfrenta a la interpretación diaria de una partitura, idéntica en sustancia, pero afortunadamente rica en esencias ya que, parafraseando a Heráclito, ningún encuadernador puede ser capaz de encuadernar dos veces el mismo libro.

El libro de cintura en el arte medieval

Girdlepost- (14)

Wikimedia Commons publicó en el mes de octubre las imagenes de los libros de cintura que sobreviven en la actualidad, este fenómeno libresco tuvo tal influencia en los tiempos y modos de la lectura medieval, que ha sido motivo de representaciones pictóricas y escultóricas que evocan la versatilidad de este estilo ligatorio.

Pintores de la talla de Jan Van Eyck y otros maestros del arte sacro nos invitan a reflexionar el libro de cintura como un objeto que se sujetaba amablemente entre las manos, a admirar el reflejo de una época en la que el tiempo transcurría de otra manera: la tercia, la sexta y la nona en caso de que su estructura contuviera por ejemplo la «Liturgia Horarum».

De mi investigación sobre este estilo de encuadernación he preparado una edición de imagenes que espero disfruten, además los vinculo a Wikipedia para que su rutina se vea ofuscada con esta asombrosa historia visual.

Marina Soria. Caligrafías

marinapost-(1)

 Somos las tristes plumas descaídas,

la tijerilla, el raspador doliente

que te han escrito dolorosamente

tantas palabras por ti bien oídas.

Y has de saber por qué razón urgidas

junto a ti hemos vencido incontinente:

quién nos movía dice que ahora siente

de la duda en su pecho acometidas,

y hasta tal punto extreman el castigo

y a dos pasos le ponen de la muerte,

que sólo de suspiros tiene hartura.

Así rogamos, valga a convencerte,

que acogernos acá quieras contigo

si te mueve a piedad nuestra tristura.

Guido Cavalcanti. Gran amigo de Dante Alighieri que vivió en la segunda mitad del siglo XIII

Elizabeth Coni. Encuadernadora

conipost

Estimado Rodrigo:

Transcurrió un mes largo y recién ayer recibí las fotos de mis libros. Bueno, el libro que te interesó tiene por título “Canto a Buenos Aires”. Su autor, Manuel Mujica Láinez, escritor ya fallecido y muy conocido en nuestro país, dejó una obra abundante y variada. El libro posiblemente más conocido en el extranjero es “Bomarzo”, que sirvió de inspiración para una ópera que provocó, en su momento de estreno, terrible escándalo en una sociedad tan pacata e hipócrita como la nuestra. Es posible que tu sepas todo ésto, pero como lo ignoro, hice este pequeño introito.

El Papel al Engrudo

engrudopost-(2)

tallerengrudo

“Estos papeles son una de las formas más antiguas de papel decorado; fueron utilizados para cubiertas y para las guardas de los libros desde el siglo XVI en Francia, y seguramente bastante antes en Alemania. Ha habido periodos en que estos papeles han caído en desuso y otros en que han vuelto con fuerza, con mucha razón, dada su belleza.

Parece ser que fueron los alemanes los primeros en emplear este procedimiento y los que lo han generalizado con la mayor constancia y variedad. El primer ejemplo francés conocido se encuentra en una edición de la Pantagrueline Pronostication de Rabelais, de 1532.

No se conoce ningún nombre de fabricante de este tipo de papeles decorados; se supone que los hacía el mismo encuadernador, con el engrudo que usaba para hacer los libros y un poco de color. Esto explicaría la poca variedad de matices y que la realización no siempre fuera perfecta”.

La Encuadernación. Técnica y Proceso. Anne Persuy / Sün Evrard. Ed. Ollero & Ramos.

Ornamento y Delito. Adolf Loos

petrusrubanpost

«Hacerlo todo por una razón, hacerlo todo de modo que la razón resulte aparente y se justifiquen los medios en busca del fin es el primer principio del arte, en tanto que el primer principio de la moda es hacerlo todo sin mas razón que la de hacer algo diferente» Ch. Percier y P. F. L. Fontaine. Recueil de Décorations Intérieures. París. 1812

El ornamento como núcleo central del proceso decorativo ha sido estudiado desde el siglo XVIII por diversas disciplinas del conocimiento. Mucha tinta se ha consumido estudiando su comportamiento, y sus implicaciones en el ser social, y mucha mas se invertirá en tratar de dar con las razones que condujeron a nuestros ancestros a desarrollarlo.

Hoy por hoy es innegable la carga ritual que tuvo el ornamento primitivo como recurso para invocar la fertilidad del hombre y de su entorno, como un remedio infalible a un sinfín de calamidades, o como simple amuleto que diera garantía del orden y estabilidad del universo. 
Esta noción de estabilidad corre por debajo de los procesos de enmarcado, rellenado y vinculación de los ornamentos, así nuestro desarrollado sentido del orden nos obliga a verificar constantemente que “el sol salga por el horizonte, en la lógica mas simple, porque en los días anteriores lo ha hecho así” (Hume) 
tal vez esta sea la única noción que subsiste en la actividad ornamental de hoy en día, ya que nuestras artes decorativas han perdido gran parte de sus motivaciones primigenias, los valores que tuvieron como fetiche, como medios imprescindibles para alcanzar un fin, y han sido superados en aras de la iconoclastia posmoderna. Sin embargo esta afirmación no niega el caracter ritual que el ornamento pudiera tener hoy en día en la gran mayoría de manifestaciones religiosas.

La ornamentación tal y como se practica hoy en día en el arte ligatorio es un signo sin mas anclaje con la realidad que el objeto de su representación (entrelazos, florones, cornucopias, etc.) nuestros hierros ornamentales han dejado de ser un elemento con vinculos mas allá de lo físico, convirtiéndose en un simple objeto de diseño
 esta ha sido la razón por la que exploro otra veta del oficio. “Ornamento y Delito” significó el rompimiento con un estilo, el Art Nouveau, que hecho raíces en el diseño del siglo XIX en la arquitectura y el diseño gráfico; plantea de manera tajante la imposibilidad de nuestras generaciones de crear ornamentos, somete a juicio el valor del ornamento en una época carente de estilos y pone en duda nuestra capacidad de encontrar deleite en ellos, argumento que el encuadernador e impresor T.J. Cobden Sanderson ya había citado, cuarenta años atrás, respecto al trabajo de William Morris
 «No creo que el placer de un trabajo lo produzca la ornamentación, ni tampoco creo que la ornamentación tengan un privilegio especial para la consecución de la felicidad. La ornamentación nace de una facultad que puede o no estar precedida, acompañada o seguida por la felicidad». 
Para entender los motivos ornamentales de los estilos ligatorios del pasado es necesario tomar en cuenta que el ornamento se constituyó como un código inseparable que atendía a ciertos fines, y en cuanto tal, es necesario estudiarlo en cada una de sus partes. De este modo podremos avanzar con paso firme para comprender los mecanismos que llevaron al arte ligatorio a evolucionar en la actualidad y las nuevas ideas que influyeron en la proyección de la encuadernación moderna y contemporánea
. A continuación y a modo de prólogo al ensayo de Adolf Loos coloco una breve introducción del historiador y teórico del arte E.H. Gombrich publicada en el libro “The Sense of Order” que nos ubica en la corriente de pensamiento de este arquitecto austriaco pionero de la arquitectura moderna.

Felipe Parada y el taller de encuadernación de la Penitenciaria Nacional

paradapost-(1)

Por Eduardo Tarrico Villafañe

A solo cinco cuadras de donde vivo, en el barrio de Palermo en la Capital Federal de Buenos Aires, funcionó hasta 1962 la Penitenciaria Nacional de Buenos Aires. Desde ese entonces su lugar fue ocupado por el parque Las Heras, un pequeño pulmón que alimenta la vida del barrio. Para mi, siempre fue un parque ya que nací en 1978. Además, por la cercanía, fue el que más utilicé de niño con mis padres, de adolescente para jugar al fútbol con amigos y de más grande para pasear a mi perro. En mi familia todos tienen una historia con el lugar. Mi padre pudo recorrer la penitenciaria mientras la demolían; mi abuelo, cuando era niño y Buenos Aires era otro Buenos Aires, jugaba al fútbol con sus amigos sobre uno de los paredones de la cárcel y el vigía desde lo alto arbitraba el encuentro con su silbato.

Hace unos años adquirí un libro “La Encuadernación al Alcance de Todos” de Felipe Parada. Lo primero que me llamó la atención fue leer en la portada: “Felipe Parada. Técnico Profesional. Maestro-Jefe de Encuadernación de la Penitenciaria Nacional”. Mi abuelo y mi padre, ambos amantes de la historia, me contaron que por ese entonces en la penitenciaria funcionaban talleres de todo tipo, entre ellos uno de encuadernación. No fue nada fácil obtener datos sobre estos talleres. Existe información sobre la penitenciaria, algunos libros que cuentan su historia, pero que poco refieren sobre los talleres y su funcionamiento. De Felipe Parada nada pude averiguar. Me gustaría saber mucho más sobre su vida, el desarrollo de su oficio y su obra. Lo que es un hecho es que trabajaba en la penitenciaria y que era un gran encuadernador. Por suerte, su libro incluye algunas fotografías en blanco y negro de sus trabajos, que hablan por sí solos. Aquí incluyo las fotografías junto con los epígrafes originales del libro:

El Estilo Armenio de Aparato. Siglos X-XIII; Siglos XVII-XVIII

aparatoarm

“Los Libros sagrados de Armenia presentaban a menudo una ornamentación especial que, junto a la policromía de las iluminaciones, los convertía en obras de arte singulares. La riqueza de los materiales con que se decoraban sus cubiertas no sólo era una importante reserva monetaria que indicaba el poder de su propietario (normalmente un monasterio) sino que, además, como tesoro, les otorgaba una importante función simbólica vinculada a la liturgia e incluso la función mágica que las tradiciones populares conferían a las piedras y metales preciosos”.*1