Mayo 2013

Pegamentos, gomas y resinas en el México prehispánico

pegprehpost-(1)

Editado bajo el auspicio de la naciente empresa Resistol S.A. y en la coyuntura por la celebración de sus 25 años de operación, Fernando Martínez Cortés, graduado en medicina por la U.N.A.M. edita el libro “Pegamentos, gomas y resinas en el México Prehispánico”.

Nacido en Tlacotepec, Michoacán en 1922, Fernando Martínez Cortés se desarrolló profesionalmente en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Hospital General de México, fue fundador y ex-presidente de la Sociedad Mexicana de Historia y Filosofía de la Medicina cuenta con numerosas investigaciones en torno a la antropología médica siendo la presente investigación el segundo trabajo publicado después de “Las ideas en la medicina náhuatl”  editado en 1965  por la Prensa Médica Mexicana.

Lo dejo para su descarga y espero sea de su interés.

Descargar (89MB)

Pegamentos, gomas y resinas en el México prehispánico


Lecturas recomendadas: Las Encuadernaciones de la Revolución Francesa

relfpost-(1)

En 1988 el jurista francés Albert Brimo dio a la imprenta un libro que rompió moldes en la historia de la encuadernación. Tomando como base los libros de su propia colección, analiza en él con lucidez  las alegorías y símbolos típicos de la Revolución Francesa que los encuadernadores de 1789 usaron encima de las cubiertas de los libros.  Brimo tiene el buen gusto de ahorrarnos la engorrosa catalogación de los ejemplares a la que nos tienen acostumbrados los bibliotecarios. Dejando de lado su seca erudición de inventario, nos sumerge en la historia de las ideas políticas, en la sociología del poder y en los análisis de las mentalidades  sociales.  Los  escritos de Montesquieu, Rousseau y Robespierre, las esculturas de Canova, los ensayos de Winckelmann, las ideas de Quatremère de Quincy son las herramientas de un potente análisis cultural de  los motivos que campean sobre los libros.

¿Qué aportó, según Brimo, 1789 a la encuadernación? En su activo, la profundización de las corrientes romanas y republicanas, la difusión de una potente imaginería propagandística y contrapropagandística: lo que Jean Starobinski llamó “emblemas de la Razón”. En su pasivo, la muerte de  los “estilos ligatorios ricos” del siglo XVIII, entre ellos los virtuosistas encajes y  los coloristas mosaicos, y en el terreno profesional la reducción del trabajo de los encuadernadores que dependían de los encargos de la aristocracia y de las clases adineradas a una inactividad casi completa.

relfpost-(2)

Las encuadernaciones revolucionarias dieron vida  a una concepción austera y rígida del neoclasicismo donde la antigüedad grecorromana se convirtió en objeto de culto universal:  obvios decorados parlantes  encuadrados por filetes o por ruedas desornamentadas… Los artesanos de 1789 encuadernaron constituciones, panfletos, colecciones de canciones y almanaques. Colecciones de hierros de cobre, declarados antirrepublicanos, se fundieron para volver a ser utilizados con fines “cívicos”.

relfpost-(3)

Se proscriben los hierros “feudalizantes”. Antoine Durand y Padeloup sintonizan las encuadernaciones de la Biblioteca Nacional de París con la estética revolucionaria recortando los escudos de una aristocracia caída en desgracia y poniendo en su lugar escuetos trozos de  marroquín o de becerro sobre los cuales se grabaron los emblemas políticos de 1789. En algunos trabajos la cubierta deviene una especie de página en blanco apta para recibir la escritura de textos, como si fueran  lapidarias inscripciones funerarias de la Roma augustea (arriba). Estas palabras están en las cubiertas de los libros para probar que la Revolución amaba el mensaje escrito y que, respetándolo en grado sumo, lo concebía como vector de una revolución cultural.

relfpost-(6)

Todo al servicio de una filosofía laica del derecho natural (con recuerdos de Hugo Grocio) contraria al tomismo eclesiástico, la universidad y  la monarquía. ¿Qué leemos en estos libros sin abrirlos? palabras como  la Ley, la Constitución, el Rey aparecen junto a Nación, Unidad, Indivisibilidad, Libertad, Igualdad no señalan que acaba de nacer una nueva soberanía (la soberanía nacional) y que el monarca ha cedido su poder absoluto a la nación. También  unión, fuerza, libertad… afirmaciones de que ha nacido una  nación cuyos ciudadanos ya no están separados por las fronteras ni por las leyes nacidas de los particularismos locales. ¿Qué vemos? Símbolos o más bien imágenes-símbolos que aluden  a un potente inconsciente colectivo, entre ellos el celebre  ojo de la vigilancia de la imaginería masónica (ver arriba).

relfpost-(4)

Otros de los temas favoritos es el de la Toma de La Bastilla (arriba), que alegoriza la liberación del pueblo francés. Sobre un ejemplar vemos  la llegada de Luis XVI a París en una carroza. Además, fiestas revolucionarias (estudiadas por Starobinski). Vente, Bradel, Redon, Bisiaux, Doll y Mairet ejecutaron trabajos de pobre ornato y austeras materias sin nervios ni cabezadas. Se impusieron baratos y sobrios encartonados.

En este libro Brimo profundiza  con escaso sentido crítico y mucha empatía con su tema en la retórica  de estas imágenes. Un siglo  después de su aparición  las encuadernaciones de la Revolución serán objeto de burla por parte de ese irónico reaccionario amante de las peculiaridades heterográficas que fue Octave Uzanne: “Sobre las tapas de estos libros -escribió- aparecen leyendas capaces de hacer temblar a un carnicero”. “Los encuadernadores de 1789 cortan las cabezadas como si guillotinaran cabezas”. Encuadernaciones -insiste- «de gusto vulgar, la manifestación de una bibliofilia oportunista, la ropa democrática propia de los sans-culottes».

Uzanne  no entendió  que la ligatoria de 1789 fue el eslabón perdido entre el artista encerrado en su torre de marfil y el periodista. Acaso enlazan con la vida tanto como algunas de las cubiertas para libros diseñadas al final del siglo XX por Alberto Corazón. “Todo lo que hacemos los diseñadores –ha dicho no hace mucho- es relacionarnos con nuestro entorno y esa  relación se expresa a través de objetos y de símbolos…que es lo que desde siempre se ha llamado cultura. El diseño puede considerarse como la herramienta que tenemos para relacionarnos con ese entorno”.

Las encuadernaciones revolucionarias tienden puentes entre dos extremos que nunca han hecho buenas migas: los potentes signos revolucionarios y los envites de una arte minoritario de corte tradicional y aristocratizante, es decir, que el libro de Brimo mete los gritos de la plaza pública en los gabinetes de los bibliófilos.

Albert Brimo, Les Reliures  de la Revolution Française, Editions Sun, París, 1988.

Extraído del blog del maestro Jose Luis Checa Cremades


Portaregistros VIII

Portarhm-(1)
Vista frontal del portaregistro
Portarhm-(2)
Vista lateral del portaregistro
Portarhm-(3)
Vista superior del portaregistro
Portarhm-(4)
Canto de frente, broche y señaladores fijos
Portarhm-(5)
Extremos del portaregistro
Portarhm-(6)
Arranque de un señalador o registro
Portarhm-(7)
Arranque de un señalador o registro
Portarhm-(8)
Registro, señalador o marcatexto
Portarhm-(9)
Broche
Portarhm-(10)
Señaladores de lectura fijos

Este nuevo portaregistros es una cortesía de Rocío Hernández, excelente calígrafa y encuadernadora. El libro es un misal del siglo XIX encuadernado en cuero y con los cantos dorados en excelente estado de conservación. Le agradezco a Rocío su aporte y continuamos investigando.


The Book of Trades

panopliapost-(1)

A continuación dejo una selección de imagenes del libro Panoplia omnium illiberalium mechanicarum… mi selección está hecha conforme a los antiguos oficios del libro que ustedes ya conocen y he colocado algunos otros que les son afines, como el curtidor o la manufactura de pergamino, en todo caso este es un ejercicio interesante para pensar en todas las manos que de modo directo o indirecto han trabajado en los libros.

Click sobre la imagen para aumentar su tamaño

Acicularius
Acicularius. Manufactura de agujas
Acuminator
Acuminator. Afilador de instrumentos de corte
Acupictor
Acupictor. Bordador
Adumbrator
Adumbrator. Dibujante
Alutarius
Alutarius. Curtidor de cueros
Arcularius
Arcularius. Carpintero
Bractearius
Bractearius. Batidor de hoja de oro
Chartarius
Chartarius. Manufactura de Papel
Circinarius
Circinarius. Fabricante de herramientas
Concinnator librorum
Concinnator Librorum. Encuadernador
Crumenarius
Crumenarius. Manufactura de bolsas de cuero
Ephippiarius
Ephippiarius. Talabartero
Fusor Literarius
Fusor Literarius. Fundidor de tipos
Illuminator Imaginum
Illuminator Imaginum. Iluminador
Ligularius
Ligularius. Manufactura de correas
Membranarius
Membranarius. Curtidor de pergamino
Monachi
Monachi. Monje
Sculptor
Sculptor. Grabador de hierros
Setacearius
Setacearius. Manufactura de brochas y pinceles
Typographus
Typographus. Tipógrafo

Pueden consultar el libro completo en la web del Museo Británico


The Treasury of Oriental Manuscripts

treasurypost-(1)

Punto de referencia obligado dentro del patrimonio documental de la humanidad, la colección de manuscritos de Abu Rayhan al-Biruni del Instituto de Estudios Orientales presenta un nuevo estudio “The Treasury of Oriental Manuscripts” publicado por la oficina de la UNESCO en Tashkent. Listado por la UNESCO en la Memoria del Mundo en 1997, esta colección refleja el protagonismo de esta parte del mundo como un enclave dentro de la Ruta de la Seda, asi como su importancia en el desarrollo de la ciencia y la cultura islámica desde el 9 hasta el siglo 20. “The Treasury of Oriental Manuscripts” nos lleva a una vasta región de Asia Central, Persia y el mundo árabe a través de numerosos manuscritos, y representa una visión de la región y el desarrollo del mundo. Constituye una valiosa fuente de tratados científicos, literatura, revisiones históricas, diarios, crónicas de los acontecimientos culturales y políticos de los investigadores.

La colección lleva el nombre del gran erudito y pensador medieval del mundo islámico Abu Rayhan al-Biruni (973-1050) y cuenta con más de 26.000 manuscritos y 39.000 litografías. Diversa y rica por la amplio rango de temas, que la colección incluye, es también inmensamente valorada por sus carteras de lujo y encuadernaciones con una cuidada decoración en plata y esmaltes de color, así como su exquisita caligrafía.

Los manuscritos están escritos en muchos idiomas de los pueblos orientales tales como uzbeko, árabe, persa, tayiko, urdu, pastún, azerí, tártaro, turco, uigur y han sido traducidos en diferentes en diferentes épocas, mostrandonos las interrelaciones de la gente y su fuerte influencia a cargo de la ruta de la seda. También muestra cómo el conocimiento y las ideas circularon dentro de la región ¿Puede alguien imaginar que esos manuscritos han sido transportados en los mismos carros que las mercancías de la Ruta de la Seda desde el otro extremo de Asia a Europa? El conocimiento y la cultura tiene su modo de pasar en el tiempo y en la geografía, ya que estos manuscritos nos recuerdan el diálogo entre culturas como una parte esencial del desarrollo intelectual. Por ejemplo, aprendemos en este libro que el género más común de obras de filosofía lo fue la traducción y las reinterpretaciones de filósofos griegos, especialmente Aristóteles, Platón y Alejandro de Afrodisia.

La colección abarca diferentes ramas de las ciencias medievales. Aproximadamente, 1.000 obras tienen contenido histórico universal y regional. Uno de los manuscritos es una revisión histórica de todo Irán, escrito en 1414 por Khafiz-I Abru, un famoso historiador de la época de Tamerlan, el cual nos permite viajar a través del manuscrito tal como él mismo hizo en su momento. Los manuscritos sobre ciencias naturales y exactas cubren una amplia variedad de temas como las matemáticas especialmente el cálculo, el cual fue utilizado para la arquitectura. Varios manuscritos muestran los conocimientos astronómicos que eran necesarios en el medioevo para los calendarios, encontrar las coordenadas geográficas y los itinerarios de rutas de las caravanas a través de estepas y desiertos. Las obras literarias de poesía y prosa en árabe, persa y uzbeko también son predominantes en la colección. El espacio polifónico de la región se reinventó a través de los siglos a través de las artes y la riqueza de las lenguas. La mayoría de la colección puede ser clasificada en la categoría “Islam y Filosofía”, reuniendo por ejemplo 1.200 manuscritos sobre la interpretación y la ciencia de la recitación (Tafsirs) del Corán. Una gran parte de la colección está dedicada también a la filosofía islámica, la lógica, la ética y la literatura de autoayuda y el sufismo, un movimiento místico-filosófica popular en el Islam en Oriente Medio y Asia Central.

El arte de la caligrafía también está cubierto, así como ilustraciones en miniatura de los manuscritos y las características de sus encuadernaciones. Además, se investiga el desarrollo de la producción de papel y se describen los distintos tipos de papel usados.

El libro “The Treasury of Oriental Manuscripts” se publicó en uzbeko, inglés y ruso, con el generoso apoyo del Reino de Arabia Saudí, en colaboración con la oficina de la UNESCO en Tashkent y el Instituto Al-Biruni de estudios orientales en el marco de proyecto de la UNESCO “La preservación de los manuscritos de Instituto de Estudios Orientales Al-Biruni “.

Descargar (6 MB)

The Treasury of Oriental Manuscripts


Rescatan legado artístico y musical de libros de coro

librodecoro
Las obras contienen textos y música de las misas y el oficio divino que celebran las comunidades religiosas de la época virreinal.

Rescatan legado artístico y musical de libros de coro

  • Especialistas del INAH trabajan en la conservación, catalogación y digitalización de las 90 obras de este tipo, pertenecientes al Museo Nacional del Virreinato
  • Las obras de gran formato datan de los siglos XVI al XIX y contienen los textos y música de  las misas y el oficio divino que celebran las comunidades religiosas de la época virreinal

El acervo de los libros de coro del Museo Nacional del Virreinato (MNV), integrado por 90 ejemplares de los siglos XVI al XIX, es sometido a labores de conservación, catalogación y digitalización, a fin de garantizar su preservación y difundir su contenido que ha permanecido resguardado durante varias centurias entre enormes pastas de madera, trabajo que dio comienzo con la atención de 14 obras de incalculable valor artístico y musical.

Dichos volúmenes novohispanos y europeos, que albergan las obras musicales que acompañaban las grandes celebraciones religiosas de la época virreinal de México, son considerados la colección más importante en su tipo que resguarda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Se trata de un proyecto interdisciplinario gestionado por la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH, en colaboración con el MNV y el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical (Cenidim), del Instituto Nacional de Bellas Artes, en el que participan restauradores, musicólogos, historiadores de arte y un fotógrafo.

“Entender un objeto tan complejo como un libro de coro no se puede hacer sólo desde el ámbito de la conservación, por ello contamos con la asesoría de historiadores de arte, musicólogos que hacen el inventario de la parte litúrgica y musical, y los restauradores que se avocan al registro en cuanto a técnica de manufactura y alteraciones, para proponer intervenciones puntuales.

“Este trabajo se inició hace unas semanas y se prolongará hasta octubre próximo, ya que se tiene contemplado atender toda la colección del museo; cada mes se trasladará un lote de 15 libros a la CNCPC, en mayo se trabajará con 14 tomos y 50 folios de pergamino sueltos”, informó la restauradora Thalía Velasco Castelán, responsable del proyecto.

“Esta labor tiene dos antecedentes: un programa del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el que se catalogaron y mejoraron las condiciones de resguardo de más de 120 libros de coro que habían permanecido ocultos en la Catedral Metropolitana.

“Y en lo que concierne al INAH, hace dos años financió un proyecto para el registro y estabilización de los libros del fondo reservado de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, por ello se consideró importante atender otro acervo del Instituto, en este caso los libros de coro del Museo Nacional del Virreinato, lo que permitirá por primera vez dar a conocer el contenido de estas obras”, destacó la restauradora.

Uno de los 14 libros de coro mide aproximadamente 60 cm de ancho, casi 1 m de largo y su espesor oscila entre los 10 y 15 cm; se componen de alrededor de 100 folios de pergamino escritos a mano con tinta ferrogálica, y las letras capitulares son de gran tamaño y están decoradas e iluminadas profusamente.

Estas obras —que pesan entre 20 y 30 kg— fueron cosidas con hilos muy gruesos, y las tapas de madera con recubrimientos de piel tienen herrajes y punteras de metal; su tamaño se debe a que tenían que ser vistos por todas las personas que conformaban los coros catedralicios, señaló Thalía Velasco, restauradora de documentos gráficos de la CNCPC.

Además de su riqueza artística, los libros de coro resguardan un legado musical de gran trascendencia como el canto gregoriano o llano —música vocal tradicional de la liturgia cristiana inscrita en latín—, y la melodía polifónica creada por destacados compositores europeos y novohispanos.

Respecto a las labores que conciernen a este proyecto, los restauradores primero revisan si los libros tienen foliación, de lo contrario se realiza en ese momento para determinar el número de páginas, posteriormente se limpia hoja por hoja con ayuda de una brocha y aspiradora, en este proceso los especialistas se cubren con trajes especiales para protegerse de las partículas que desprenden los documentos antiguos. Luego se hace un registro meticuloso de la técnica de manufactura y las alteraciones de cada obra.

“Durante esta labor se determina el estado de conservación de los tomos a fin de conocer si requieren alguna restauración, esto se realiza cuando se trata de un ataque de hongos o un problema estructural que puede dañarlos.

“Tomando en cuenta el formato, la antigüedad y el constante e intenso uso al cual fueron sometidos estos libros, llama la atención el estado de conservación de los textos y las iluminaciones. En algunos casos las encuadernaciones sólo presentan abrasión en la piel, en otros casos se observan deterioros estructurales, los que se derivan del peso y el manejo al cual estaban expuestos”, explicó la especialista del INAH.

En este lote tenemos un caso excepcional, se trata de un libro de origen sevillano, de la primera mitad del siglo XVI —el más antiguo de este compendio—, que presenta problemas mayores debido a que en el siglo XVIII fue repintado, lo que ocasionó craqueladuras en la tinta. Aún no se determina el proceso que se efectuará, sin embargo, lo primero que se atenderá será la fijación de las tintas.

Paralelo a la limpieza y revisión de los libros, dos musicólogos del Cenidim hacen un registro del contenido musical, y en el caso de los 50 folios en pergamino sueltos revisarán de qué oficio divino o pasaje se trata, a fin de ubicar a qué tomo pertenecen.

“Finalmente, un especialista realizará el registro fotográfico detallado de cada uno de los volúmenes (hojas, tapas, herrajes); la idea es que con este material se conforme un catálogo digital de alta resolución que más adelante esté disponible al público, lo que permitirá un mayor alcance de estos materiales cuyo uso es restringido.

“Con este tipo de trabajos, la CNCPC establece una política de atención a los acervos que tiene el INAH, no sólo en materia de conservación sino para estabilizar, registrar y difundir las colecciones de documentos antiguos; además de que esta labor sea la génesis de futuras investigaciones para ampliar el conocimiento del patrimonio documental de México, concluyó Velasco Castelán.

En su oportunidad, Silvia Salgado Ruelas, historiadora de arte de la UNAM —quien trabajó en la catalogación de los libros de coro de la Catedral Metropolitana— indicó que este tipo de proyectos ayudarán a enriquecer lo que hasta ahora se sabe de los libros de coro; en el caso del acervo del MNV con los recientes estudios se ha podido determinar que no sólo proceden de la Catedral, sino también de la Biblioteca Nacional de México.

Los trabajos en materia de conservación, catalogación, interpretación musical y registro fotográfico que actualmente desarrolla la CNCPC permitirán que se valore aún más estos objetos, legado de la cultura europea y cristiana. La investigación sobre estos ejemplares a nivel mundial es incipiente, España ha empezado a hacerlo, por ello la importancia recae en que México está aportando una metodología de estudio para que se recupere un patrimonio que estuvo dormido por siglos, finalizó Salgado Ruelas.

Link:

Rescatan legado artístico y musical de libros de coro


Fabricación del papel. Fechas Esenciales

Fig 5 E Stampers 3
Encyclopédie, ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, vol. 5 (plates), Diderot & d’Alembert. Paris, Briasson [etc.] 1751–65.

105 Se fija este año para la invención del papel en China por Ts´ai Lun.

751 Los árabes aprenden de los chinos el proceso de fabricación del papel.

Siglo XII Décadas iniciales: primeras papeleras de Europa (Xátiva y Palermo).

Siglo XIII Primera mitad: aparecen las papeleras de Fabriano (el documento más antiguo es del año 1264).

1282 Primera filigrana conocida (cruz y círculo).

1337 Empieza el encolado con gelatina animal.

Siglo XVII Primera mitad: empieza el uso del alumbre en el encolado.

1680 Invención en Holanda del cilindro para la formación de la pasta.

Siglo XVII Finales de siglo: se introduce el alisado del papel con un cilindro de bronce.

Siglo XVIII Introducción en la pila de la tablilla para apoyar la forma.

1757 Introducción del papel vitela (en Inglaterra).

1764 Primeros papeles estucados.

1789 Introducción del cloro para el blanqueo de los trapos.

1797 Michael Leistenschneider  inventa la máquina continua de forma redonda (difundida en 1809 por John Dickinson).

1798 Nicholas Louis Robert inventa la máquina continua plana.

1799 Blanqueo del papel con cloro.

1807 Difusión del uso de la colofonia para el encolado.

1820 Papel derivado de la paja.

1820-1825 Difusión en Europa de la máquina continua perfeccionada por el inglés Bryan Donkin

1820 Introducción (por Donkin) de los cilindros secadores (primero calentados con fuego, luego con vapor).

1824 El francés Canson añade a la máquina continua cajas aspirantes para la eliminación del agua y para aumentar la velocidad.

1820-1845 Paso en Italia del papel artesanal al papel de máquina.

1833 Donkin añade a la máquina cilindros alisadores para eliminar la impresión de la tela.

1841 Charles Fenerty (Nueva Escocia) empieza a fabricar papel de pasta de madera.

1851 Primeras muestras de pasta química

1860 Invención del refinador cónico

 

Link

European Papermaking


Encuadernación Persa del siglo XV

persianpost-(2)

Les comparto este catálogo titulado Persian Bookbindings of the Fifteenth Century recopilado por el historiador de arte islámico Dr. Mehmet Aga-Oglu para la Universidad de Michigan. Aún cuando la obra vió la luz hace mas de 70 años los exquisitos ejemplos de encuadernación persa y, especificamente las labores de filigranado en cuero, hacen de esta obra un material obligado de consulta para el artesano. Que lo disfruten

Descargar (40 MB)

Persian Bookbindings of the Fifteenth Century