Como hacer una cuchilla para cortes delicados

cuchillapost-(1)

Siempre me gustó fabricarme las herramientas, ahora quiero compartirlo con otras personas que tengan las mismas inquietudes.

El otro día asistí al taller de un artesano del calzado que confecciona los zapatos a mano cortando las distintas piezas de cuero con la ayuda de moldes de cartón, me llamó la atención la facilidad con que lo hacía a pesar de ser cortes curvos y el cuero no muy fino. Fijé mi atención en la herramienta que utilizaba y no respondía a ninguna de la parafernalia que tenemos en la encuadernación, ante mi consulta, me dijo que se trataba de una cuerda de reloj y que le era mas práctica que las trinchetas y otro tipo de cortantes. El mango que permite manipular esa cuerda se confecciona con un caño y tanto el modelo como la terminación corren por cuenta del fabricante.

Un proyecto posible. Un libro puede ser la expresión conjunta de un calígrafo y un encuadernador

plumeropost

* Este artículo fue publicado originalmente en la revista Codice No. 15 / 2004 de EARA

El libro es un objeto que despierta nuestros sentidos. Ya sea enorme y pesado como las antiguas Biblias medievales que se encadenaban a sus escritorios, o bien increíblemente pequeño y liviano, un libro propone una experiencia íntima con el lector que va más allá del acto mismo de leer. Puede ser áspero o suave, tener olor, e incluso un perfume. Podemos percibir el ruido de sus hojas al darlas vuelta. Al sostenerlo en nuestras manos valoramos su forma, volumen, color, textura, composición. El libro introduce al lector en un espacio y un tiempo propio, pulsado por la mano que da vuelta las hojas en una secuencia que deja algo atrás, se hace presente un instante y luego sigue su camino hacia las páginas no leídas del futuro.